¿Cómo funcionan los seguros de coche?

13 January 2021

¿Cómo funcionan los seguros de coche?

Cualquier conductor de un vehículo está obligado por ley a la contratación de un seguro de coche. De esta forma, el seguro se convierte en un gasto fijo para todos los conductores, pues es imprescindible tener el automóvil asegurado con unas coberturas mínimas en caso de ocurrir un siniestro. Existen diferentes tipos de seguros de coche, por eso, se recomienda un análisis previo de lo que realmente se necesita. 

¿Por qué necesitas un seguro de auto?

En caso de causar un accidente, la cobertura que ofrece la póliza de seguro de coche hace referencia a lo que cubre, como mínimo, los daños tanto personales como materiales que hayan podido ser ocasionados a terceros. 

El hecho de contratar un seguro de coche conlleva el cumplimiento de las leyes estatales. Estas leyes son las que determinan los límites mínimos de cobertura, es decir, la cantidad mínima que la compañía de seguros va a cubrir por una reclamación. Sin embargo, es aconsejable contratar un seguro de coche con unos límites superiores a los mínimos. 

El seguro de automóvil ayuda a protegernos económica y legalmente. En caso de accidente, pueden derivarse algunos gastos, como honorarios legales, gastos médicos o compensación de ingresos perdidos. Por eso, lo mejor será contratar un seguro que incluya la cobertura contra responsabilidad civil con la finalidad de cubrir dichos costes. En caso contrario, el responsable del accidente deberá pagarlo de su bolsillo.

Si el vehículo está siendo financiado o alquilado, el prestamista puede exigir la adquisición de una cobertura de colisión y otra contra todo riesgo. Por lo tanto, es recomendable contratar ambas coberturas para cubrir tanto la reparación como la sustitución del automóvil si este resulta dañado en alguna pérdida cubierta. 

Si el vehículo no es propiedad de una tercera persona, sigue siendo igual de aconsejable mantener una cobertura de colisión y otra a todo riesgo en la póliza del seguro de coche. 

Por último, contratando un seguro de auto se ayuda a la protección tanto de los pasajeros que puedan resultar heridos en el accidente como al propietario del vehículo. La cobertura de pagos médicos y protección contra las lesiones personales son las que cubren los costes por ocasionar daños en un accidente. Estos gastos pueden ser visitas al hospital, facturas médicas o cirugías, entre otros. 

¿Cómo se calcula una cotización para el seguro de automóvil?

Ser propietario de un vehículo proporciona comodidad y ahorro en tiempo, pero también conlleva una serie de obligaciones. Además del precio que se paga por el automóvil, existen otros gastos derivados del mismo. Como consecuencia de los costes de la prima del seguro, habrá que calcular el precio de un seguro de coche, los factores que influyen en él y cómo se puede pagar un poco menos. 

Para calcular el precio de un seguro de auto, algunos de los elementos que tienen un papel imprescindible son la marca y el modelo del coche. Si el modelo es de alta gama, posee un gran motor o si tiene una seguridad mínima (aumentando el riesgo de robo), el coste de la cuota variará. 

Si una persona pasa mucho tiempo en la carretera, transporta objetos de gran peso o transita por lugares de alto riesgo, las probabilidades de sufrir un accidente o un siniestro se incrementan considerablemente. Por otro lado, bien es conocido por las aseguradoras que los jóvenes son más propensos a tener accidentes como consecuencia de su baja experiencia al volante, por eso, los conductores que tienen una edad comprendida entre los 16 y los 25 años deben pagar un precio más alto por la tarifa. 

Para los asegurados que viven en zonas con un alto riesgo de accidentes o de robos, el precio del seguro de auto también será mayor. Al solicitar el seguro, la compañía aseguradora tendrá información sobre el historial de conducción, por lo tanto, ellas ya conocerán la aversión al riesgo de cada conductor. Las personas que usan el coche todos los días pagarán más por el seguro que los que tan solo conducen de forma eventual. 

Una vez se hace uso de los comparadores online y se cotiza el seguro para el vehículo, el sistema arrojará de manera automática las diferentes alternativas de las compañías aseguradoras que ofrecen cobertura para una situación determinada. En ese momento, habrá que contactar con dichas compañías para ver cuál es la que mejor póliza ofrece. Además, el cotizador online da la opción de conseguir múltiples descuentos para la contratación del seguro de coche. 

Tras cotizar, habrá que consultar con diferentes aseguradoras, pues las condiciones de la póliza del seguro pueden sufrir variaciones entre una y otra. Es decir, para igual plan de cobertura, una compañía puede ofrecer mayor número de ventajas que las que ofrece otra distinta, resultando ser un beneficio final para el asegurado. 

¿Cómo reclamar el seguro de su automóvil?

Existen una serie de derechos en el seguro de coche que deben tenerse en cuenta para no tener futuros problemas con las compañías aseguradoras. 

El conductor está obligado a tener conocimiento de las condiciones de su póliza del seguro de coche. Habrá que fijarse bien en la letra pequeña, pues ahí pueden existir cláusulas abusivas a las que es aconsejable prestar especial atención. 

Se recomienda realizar una búsqueda entre diferentes compañías de seguros, comparando tanto los precios como las coberturas incluidas en cada póliza. En caso de querer dar de baja el seguro, será necesario informar por escrito a la compañía con un mes de antelación al vencimiento. La aseguradora tan solo puede incrementar el coste anual de la prima si lo informa por escrito con dos meses de antelación al vencimiento. 

Si el automóvil lo va a conducir una persona con una edad inferior a los 25 años u otra con menos de 2 años desde la obtención del permiso de conducir, también habrá que informar de ello a la compañía de seguros. Puede ocurrir que ninguna compañía aseguradora esté dispuesta a ofrecer su servicio, por ello, siempre se puede recurrir al Consorcio de Compensación de Seguros. 

Ante posibles problemas del asegurado frente a las compañías de seguros, se puede recurrir a diversas vías legales para la defensa de sus derechos en seguros de coche: 

  • Presentar una reclamación ante el Servicio de Atención al Cliente de la aseguradora. Será necesario enviarla a través del correo certificado con acuse de recibo o por burofax. 
  • Si tras haber pasado dos meses del envío de la reclamación, no se ha obtenido una respuesta de la compañía de seguros, o si no se está de acuerdo, existe la posibilidad de llevar la reclamación al Servicio de Reclamaciones de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones. En este caso, el organismo tiene un periodo de cuatro meses para enviar una resolución, aunque dichas decisiones no resultan vinculantes para las aseguradoras. 
  • Si la compañía de seguros de coche se encuentra adherida al Sistema Arbitral de Consumo, puede solicitarse un Arbitraje de Consumo como vía gratuita de resolución extrajudicial de conflictos. 
  • Lo último será interponer una demanda judicial. Si la cantidad que ha sido reclamada no es superior a los 2000 euros no hay por qué contratar ningún abogado ni procurador. 

¿Qué costos pueden venir con el seguro?

El precio del seguro de coche va a depender del tipo de coberturas que se quiera contratar. El coste medio de una póliza de seguros básica o a terceros suele ser alrededor de los 350 euros, la de terceros ampliado puede llegar a ser de 400 euros y un seguro a todo riesgo sin franquicia puede superar la cifra de los 1000 euros. De todas formas, no todas las aseguradoras ofrecen los mismos precios, por eso se aconseja comparar entre distintas ofertas. 

Un seguro de auto que sea más barato no tiene por qué ofrecer una calidad inferior. Múltiples aseguradoras establecen tasas distintas a pesar de tener las mismas coberturas. La clave está en comparar y analizar la mejor opción respecto a las necesidades financieras o económicas de cada uno y a la seguridad. 

Muchas veces, el precio del seguro de coche puede aumentar y es lo más habitual. Normalmente, esto ocurre porque durante el año se ha tenido uno o más accidentes o siniestros. Según el grado de estos, la prima será mayor o menor. 

Algunas otras causas por las que el precio del seguro de auto se puede ver aumentado son: 

  • Vencimiento de una bonificación: a menudo, las compañías de seguro ofrecen descuentos durante un periodo determinado a clientes nuevos. 
  • Añadir un conductor nuevo, sobre todo si tiene una edad inferior a los 25 años.
  • Retirada de puntos o completa del permiso de conducción. Hay que tener especial cuidado cuando se está al volante, pues podría salir más caro de lo esperado. 
  • Causas que guarden relación con los factores personales: traslado de domicilio o de ciudad, si se estaciona el vehículo en el garaje o en la calle o si se añade un mayor número de coberturas en la póliza. 

En otras ocasiones, la compañía de seguros de coches no tiene la obligación de informar al cliente del aumento del precio si así se ha acordado en la póliza previamente firmada. En cambio, si con la renovación del seguro el precio se ha incrementado, la aseguradora sí está obligada a comunicarlo con dos meses de antelación, así queda establecido en la ley actual vigente. 

Consejos para disminuir el precio del seguro de coche

La solución más rápida será cambiar de compañía o de póliza. Pero, antes de tomar esta decisión, se pueden llevar a cabo otras estrategias para que las tasas no sean tan elevadas sin prescindir de coberturas y protección:

  • Existe una alta probabilidad de contratar la primera póliza que parezca beneficiosa sin analizar detalladamente lo más conveniente. Por eso, siempre hay que comparar entre distintas ofertas. 
  • Indagar si es necesario contratar otra póliza con la compañía aseguradora. Algunas aseguradoras ofrecen precios especiales si se contrata un segundo seguro con estas. 
  • Evaluar si es ventajoso contratar un seguro de todo riesgo con franquicia.

¿Qué pasa si no tienes seguro de coche en España?

Circular sin seguro de coche por España es una grave infracción con consecuencias severas. Si se tiene un siniestro y el seguro de coche no está en regla, el conductor tiene la obligación de responder con su propio patrimonio para cubrir los gastos ocasionados. En función del accidente, este puede incluso enfrentarse a una pena de prisión. 

Si el conductor se declara insolvente, el Consorcio de Compensación de Seguros tiene que encargarse de cubrir todos los daños y de asistir a las víctimas. Con la finalidad de hacer frente a dicha situación, las compañías de seguros emplean el 2 % del coste de la totalidad de las primas a un fondo que es gestionado por el Consorcio. De esta manera, los asegurados de dicha compañía pagan de forma indirecta los daños que desencadenan los que no tienen seguro de auto. 

El hecho de conducir sin seguro deja al conductor expuesto a sanciones que pueden ir desde los 600 hasta los 3000 euros. La cantidad depende de las circunstancias. La mitad del dinero que los sancionados abonan por las multas, se destina al Consorcio para la compensación de las indemnizaciones satisfechas como consecuencia de los vehículos que han causado un siniestro sin tener contratado un seguro de auto. 

En caso de no tener seguro de coche, el automóvil puede ser inmovilizado durante un periodo que, en general, tiene una duración de uno a tres meses. Por lo tanto, el propietario también tiene la obligación de cubrir los gastos generados por tal depósito. Para retirar el vehículo habrá que abonar los gastos y disponer de un seguro. En caso de no pagar, el coche puede ser requisado hasta un año y el dueño tendrá prohibido circular por cualquier vía pública del territorio español. 

Aunque se circule con poca regularidad, o el coche tan solo se encuentre estacionado en la calle, el seguro seguirá siendo obligatorio. Por lo tanto, para evitar problemas, lo mejor será cumplir la ley. 

 

En definitiva, el seguro de coche es obligatorio en todo el territorio español. Todas las personas que posean un vehículo tendrán que contratar alguno de los tres tipos de seguros de coche, ya sea a terceros, a terceros ampliado o a todo riesgo. La póliza necesaria va a depender de los factores que influyen en cada conductor. Si se conduce sin seguro, se corre un gran riesgo de ser privado del permiso de conducción, del vehículo e incluso habrá que asumir una sanción económica elevada.

Seguros de Coche

  • Una búsqueda, muchas opciones
  • Encuentra las mejores tarifas
  • Tus aseguradoras preferidas
Comparar Seguros
60 segundos. Es lo que tardas en calcular el precio de tu seguro de coche