¿Qué debo hacer si no puedo devolver el dinero a mi acreedor?

22 October 2020

¿Qué debo hacer si no puedo devolver el dinero a mi acreedor?

¿Qué debo hacer si no puedo devolver el dinero a mi acreedor?


Permite que monmia te encuentre una buena oferta

A cualquier persona se le puede presentar una situación financiera desfavorable, la cual le impida hacerse cargo de sus obligaciones de pago más cercanas y se vea obligada a buscar una solución urgente a su incapacidad de pago. Pese a que se trata de una situación bastante estresante y desagradable, no debes perder la paciencia, ya que existen varias soluciones que te permitirán solventar tu problema y llegar a un acuerdo con el acreedor.

Antes de pasar a las distintas opciones para solucionar este tipo de inconvenientes, el primer paso siempre debe consistir en realizar una evaluación completa de la situación a la que nos enfrentamos. Es muy importante saber si la situación en la que nos encontramos se debe a algo temporal, lo cual nos llevaría a tomar una solución a corto plazo, o bien tenemos un problema mucho más grande que nos obligue a realizar ajustes en nuestro plan de amortización (por ejemplo, de nuestra hipoteca).

Primer paso: contactar con la entidad financiera

Cuando ocurre algún problema de estas características, el primer paso, tras analizar la situación, consiste en establecer un primer contacto con la entidad financiera, en el que expliques tu situación y les comentes las dificultades que estás pasando (o vas a pasar) para seguir haciéndote cargo de la deuda actual que tienes con ellos. Normalmente, al comentar este problema con el banco, te propondrán varias alternativas diferentes, como alargar los plaz

Préstamos Online

  • Solicita de 1.000€ a 50.000€
  • Préstamos sin papeles
  • Compara en pocos minutos
Aplica Ya
os o refinanciar la deuda. En este punto, tendrás varias opciones para solventar la situación y poder solucionarla:

  1. Realizar un aplazamiento breve. Si tu entidad financiera te lo permite, algo que es habitual, es posible realizar un aplazamiento breve de la deuda. Este tipo de aplazamiento se considera como un “pequeño periodo de carencia”, en el cual no tendrás que pagar la cuota de tu préstamo y podrás reajustar tu economía para hacer frente a las siguientes mensualidades. Normalmente, este tipo de aplazamientos solo afectan a una mensualidad dentro del contrato.
  2. Acoger un periodo de carencia. Los periodos de carencia son mensualidades en las que el deudor deja de pagar la cantidad correspondiente al préstamo, y se pueden realizar tanto al principio como a lo largo de la duración del mismo. Hay dos tipos de carencias: total (no se paga nada durante el periodo en cuestión) o de amortización (solo se pagan los intereses que genere el préstamo).
  3. Pedir un micropréstamo. La opción del micropréstamo o mini crédito es muy interesante, y se suele utilizar bastante en situaciones donde el deudor no puede hacer frente al pago de una mensualidad de manera excepcional. Son muchas las entidades que ofrecen este tipo de préstamos online, por lo que solo tienes que compararlas y elegir aquella que mejor se adapte a tu situación particular.
  4. Acordar una renovación en e

    Préstamos Online

    • Solicita de 1.000€ a 50.000€
    • Préstamos sin papeles
    • Compara en pocos minutos
    Aplica Ya
    l préstamo. Si ninguna de las tres opciones anteriores se adaptan a las circunstancias, es posible que sea necesario realizar una novación del préstamo, donde se cambien las condiciones del contrato y se extiendan los plazos de amortización, reduciendo las cuotas mensuales y aliviando la carga del deudor en lo que quede de préstamo.

Reunificación de deudas

Las posibilidades anteriores son bastante interesantes si estamos hablando de un único préstamo a largo plazo, como puede ser una hipoteca. Sin embargo, es posible que la situación sea algo más complicada, y es que nos encontremos con más de una deuda donde, en alguna de ellas, la mensualidad a pagar sea notablemente elevada y nos esté suponiendo un problema a la hora de cumplir con nuestra obligación de pago. Si este es el caso, existe la posibilidad de realizar una reunificación de deudas, es decir, “juntar” todas las deudas en una sola, que tendrá un plazo de amortización elevado pero, a cambio, el importe mensual a pagar será mucho más pequeño.

Generalmente, la reunificación de deudas se lleva a cabo por empresas especializadas en ello, pero también es posible que tu entidad bancaria te la conceda, siempre y cuando tengas la mayoría de tus préstamos con ella. Es una opción muy interesante, ya que alivia bastante la carga del deudor y permite organizar con mayor tiempo y tranquilidad las mensualidades a pagar. Lamentablemente, realizar una reunificación de deudas

Préstamos Online

  • Solicita de 1.000€ a 50.000€
  • Préstamos sin papeles
  • Compara en pocos minutos
Aplica Ya
tiene ciertos puntos negativos a tener en cuenta por cualquiera que piense en llevarla a cabo:

  • La empresa que lleve a cabo la gestión cobrará determinadas cantidades por el proceso en cuestión.
  • Cancelar de manera anticipada los préstamos, aunque se vayan a seguir pagando, suele implicar el pago de comisiones por cancelación.
  • Además de cancelar los préstamos, abrir uno nuevo también lleva asociados determinados gastos a afrontar.

Pese a estos inconvenientes, la reunificación de deudas es, posiblemente, la opción más interesante y beneficiosa para aquellas personas que tengan varias deudas al mismo tiempo, y que algunas de ellas les obliguen a pagar elevadas cantidades en el corto plazo.

¿Qué puede pasar si termino sin pagar las cuotas de mi préstamo?

Si se llega a dar la extrema situación en la que terminas sin pagar una o algunas de las cuotas de tu préstamo, el problema se puede complicar mucho más y podrías entrar en procedimientos legales con la entidad emisora del crédito. En la primera cuota impagada se te aplicará una tasa de demora, con un porcentaje notablemente más elevado al del resto de cuotas, o bien te cobrarán una comisión por reclamación de deudas impagadas. Sea una, la otra o las dos a la vez, la deuda seguirá incrementando a medida que sigas sin pagar, y terminará teniendo unas cantidades muy elevadas, lo cual supone un problema gravísimo.

Cuando ya pasan varios meses d

Préstamos Online

  • Solicita de 1.000€ a 50.000€
  • Préstamos sin papeles
  • Compara en pocos minutos
Aplica Ya
e impagos, la entidad realizará una reclamación judicial, algo bastante negativo para el deudor. Poniendo el ejemplo de una hipoteca, en caso de que esta reclamación se llegue a efectuar, el banco solicitará que la hipoteca se ejecute, dándole un plazo determinado al deudor para cumplir con su obligación de pago (que, como consecuencia de la demora, habrá aumentado notablemente). De no saldar su deuda en ese plazo, perderá el derecho como propietario y tendrá que abandonar su casa.

En caso de que haya un aval en el préstamo, es posible que exijan el pago de las cantidades adeudadas a esas personas o entidades, que tendrán que responder con sus bienes y activos frente a la entidad acreedora. Por otra parte, otro dato a tener en cuenta por parte de cualquiera que deje de pagar una deuda, es que sus datos terminarán en un registro de morosos, algo que dificultará notablemente la consecución de futuros préstamos para esa persona.

Sin duda alguna, tener que pasar situaciones financieras delicadas en las que nos veamos obligados a dejar de pagar nuestras deudas es algo bastante complicado. Sin embargo, no todo está perdido, ya que existen diferentes opciones y herramientas que te permitirán aliviar los pagos y disponer de más tiempo para resolver la situación.

Préstamos Online

  • Solicita de 1.000€ a 50.000€
  • Préstamos sin papeles
  • Compara en pocos minutos
Aplica Ya