Riesgos de Préstamos entre particulares

31 July 2019

Riesgos de Préstamos entre particulares
Los préstamos entre particulares son una opción de financiación a través de la cual un particular o persona física realiza un préstamo a otro particular o persona física, sin que intervenga ningún banco, entidad financiera o entidad de crédito. Así, quien realiza el préstamo puede ser un amigo, un pariente o un desconocido. No obstante, la mecánica de este tipo de préstamos es muy similar a la de un préstamo común, de forma que, como ocurre con los demás préstamos, el prestatario está obligado a devolver al prestamista la cantidad prestada con una serie de intereses en un plazo de tiempo determinado. [su_mscore]

¿Cuándo conviene recurrir a un préstamo entre particulares?

Una de las principales características de los préstamos entre particulares es que tienen un tipo de interés muy reducido, e incluso nulo. Esto los hace más ventajosos económicamente que los préstamos otorgados por entidades bancarias o de crédito, donde los intereses suelen ser muy altos y se suele pedir un aval que garantice que el prestatario podrá devolver el préstamo íntegramente y cumplir con el resto de las obligaciones. Además, los préstamos entre particulares tienen un plazo de devolución mucho más largo que el que nos pueda ofrecer cualquier banco o entidad financiera tradicional, donde los plazos de amortización del préstamo son mucho menores. Así, resulta evidente que, ante una mala situación económica, donde el prestatario necesita dinero y no tiene capacidad económica suficiente para que éste le sea otorgado por una entidad financiera o bancaria, los préstamos entre particulares pueden ser una buena opción de financiación. [su_likelihood]

Ventajas y desventajas de los préstamos entre particulares

Aunque los préstamos entre particulares tienen una serie de ventajas innegables -entre las que se encuentran los bajos intereses y el largo plazo de devolución del dinero- también tienen una serie de desventajas que los hace, a veces, peligrosos. En cualquier caso, debemos tener en cuenta que los préstamos entre particulares están regulados por la Ley 16/2011 de 24 de junio, aunque esto no garantiza que ninguna de las partes cumpla con sus respectivas obligaciones. Así, este tipo de préstamos puede suponer un alto riesgo para el prestamista. Puede terminar afrontando el riesgo de que el deudor no devuelva el préstamo. ¿Cómo poder reducir los riesgos que entrañan este tipo de préstamos? Sin duda, lo mejor es elevar a escritura pública ante Notario este tipo de préstamos, de forma que se garantice que ambas partes cumplirán con sus obligaciones y que, en caso de no cumplir, puedan reclamar el cumplimiento de las obligaciones. En cualquier caso, la mejor opción en contar con los servicios de un comparador financiero, donde podremos ver los tipos de préstamos que se nos ofrecen en el mercado financiero, de forma que podremos decidir lo más adecuado según nuestras necesidades. [su_loan_comparison]

Financiación

  • Dos Finalistas™
  • Preaprobación™
  • mScore™