Tarjetas de Crédito - Comparador de Tarjetas de Crédito

Financiación

Tarjetas de Crédito

Comparador de Tarjetas de Crédito

Solicita de 1.000 a 20.000

Desde 1 año a 8 años

Desde 5% TAE

Independiente y confiable por 254,419 clientes

Trabajamos directamente en su nombre para encontrar y negociar grandes ofertas de proveedores en todo el mercado.

Ciertas tarjetas ofrecen descuentos o incentivos al pagar en diferentes establecimientos

Ofrecen cierto grado de protección frente compras fraudulentas online, ya que el dinero no se debita automáticamente

Tarjetas de Crédito

Permiten pagar a plazos. Esta es una de las principales razones por las que se suele contratar una tarjeta, porque contamos con financiación a plazos de manera inmediata cuando necesitamos financiar una compra grande.

Están asociadas a una línea de crédito. Esto quiere decir que estamos contrayendo una deuda con el banco cada vez que las usamos, y estamos hablando, en realidad, de un tipo de préstamo.

Requieren una comprobación de informe de crédito. Para solicitar una tarjeta de crédito se realiza una comprobación de crédito al solicitante.

Suelen ofrecer seguros de protección de viajes o accidentes, entre otros, como ventaja para clientes.

Ciertas tarjetas ofrecen descuentos o incentivos al pagar en diferentes establecimientos.

Ofrecen cierto grado de protección frente compras fraudulentas online, ya que el dinero no se debita automáticamente.

Pueden tener asociadas comisiones por mantenimiento y generan intereses por las compras realizadas.


Tarjetas de Crédito Preguntas frecuentes
Una tarjeta de crédito es un producto financiero ofrecido por un banco que se utiliza para realizar compras y pagos por una cantidad mayor que el saldo existente en la cuenta bancaria a la que está asociada. Cuando se utilizan en comercios, las tarjetas bancarias funcionan a través de un microchip, y cuando se realizan para compras online, el sistema de funcionamiento es mediante comprobaciones de ciertos dígitos de seguridad. Para solicitar una tarjeta de crédito, la entidad bancaria comprobará la situación financiera del interesado, en lo que se conoce como comprobación de crédito o credit score. El informe de crédito se valora de 0 a 999 y se calcula en función de diversos factores como la capacidad de asumir deuda de un cliente, si está incluido en listados de morosidad o su nivel de ingresos, entre otros factores. El hecho de que el banco adelante este dinero cada mes, generando una deuda, hace que sea necesario comprobar la situación financiera del cliente antes de concederle la tarjeta, ya que supone cierto riesgo.
Cuando realizas una compra con una tarjeta de crédito, lo que estás haciendo es generar una deuda con la entidad bancaria que te la proporcionó. Cada mes recibirás un extracto de todas las transacciones realizadas con tu tarjeta para que realices el pago de todas ellas de manera conjunta. Llegados a este punto, podrás pagar toda la deuda de una vez, y dejar “limpio” el crédito de tu tarjeta, o podrás pagar solo un mínimo y acumular el resto como deuda para más adelante, en cuyo caso generará nuevos intereses. El capital del crédito puede reembolsarse de tres formas: Pagando el total a fin de mes en un día fijo. Pagando un porcentaje del total a fin de mes. Pagando una cuota fija cada mes.
CVC significa Card Verification Code, y es un código de seguridad presente en las tarjetas. En los últimos años se han implementado diversas medidas para proteger a los usuarios de tarjetas de crédito de robos de identidad y compras fraudulentas. Una de ellas es la incorporación de este número o código de seguridad, el cual generalmente tiene tres dígitos y se sitúa en la cara posterior de la tarjeta. Al momento de realizar una compra por Internet o por teléfono, es obligatorio indicar ese número para asegurar que se cuenta con el documento en la mano y que no se trata de datos copiados. El código CVC es muy difícil de clonar debido a la forma especial en la que se imprime sobre la tarjeta. Este código también se conoce como CVV, Card Verification Value.
Existen diferentes tipos de tarjeta de crédito en el mercado que se adaptan a las diferentes necesidades de cada persona. Es difícil aseverar que una tarjeta sea mejor que otra, ya que depende de lo que se esté buscando. Puede que una de las características más buscadas sea su coste, es decir, cómo de “barata” es. Para ello, cuando estemos comparando diferentes tarjetas de crédito tendremos que fijarnos en cuál tiene el interés más bajo o qué tarjetas de crédito no cobran anualidad, por poner algunos ejemplos.
La principal diferencia entre las tarjetas de crédito y debido radica en cómo pagas la deuda que se genera cada vez que realizas una compra. Con la tarjeta de débito se descuenta automáticamente de tu saldo en cuenta y con la tarjeta de crédito se acumula a un crédito que deberás abonar, normalmente a final de mes. Con la tarjeta de débito nunca podrás pagar más del saldo que tengas en la cuenta, mientras que con la tarjeta de crédito puedes pagar (hasta cierto límite) aunque no dispongas de los fondos en ese momento, ya que el pago se aplaza hasta el mes siguiente. La segunda diferencia entre las tarjetas de crédito y débito es que la tarjeta de crédito genera intereses por su uso, mientras que la tarjeta de débito, no. Una tarjeta de débito puede tener comisiones asociadas, por mantenimiento, por ejemplo, pero no tiene nada que ver con la generación de intereses.