Préstamos Online > Préstamos Personales

Solicita desde 1.000 a 50.000 euros y obtén la aprobación en minutos.

  • Son rápidos y fáciles de obtener
  • Tú eliges el tiempo de devolución
  • Flexibilidad por parte de las entidades financieras

Préstamos Personales
Más de 510425 clientes confían en nosotro

Más de 510,425 clientes confían en nosotros

Son rápidos y fáciles de obtener

Son rápidos y fáciles de obtener

Actualmente es fácil y sencillo obtener un préstamo online. Solamente necesitas saber la cantidad que quieres solicitar, comparar varias entidades financieras y decidirte por aquella que más se adapte a lo que necesitas.

Tú eliges el tiempo de devolución

Tú eliges el tiempo de devolución

Las entidades bancarias ofrecen diferentes plazos a la hora de devolver tu préstamo. Dependiendo de la entidad y según lo que necesites, podrás seleccionar la cuota de devolución que más te convenga, pudiendo ser desde 1 hasta 6 años.

Flexibilidad por parte de las entidades financieras

Flexibilidad por parte de las entidades financieras

Una de las ventajas de pedir un préstamo personal es que puedes utilizarlo para lo que más te haga falta. Aunque no todas las entidades ofrecen préstamos según para qué gastos, la mayoría son muy flexibles en este sentido a la hora de concederlos.

Bonificaciones al contratar otros productos

Bonificaciones al contratar otros productos

Son muchas las entidades que ofrecen bonificaciones o mejores condiciones a la hora de dar un préstamo. Todo ello siempre y cuando se decida contratar junto al préstamo otro tipo de productos financieros.

No suelen requerir de aval

No suelen requerir de aval

Al solicitar un préstamo personal las entidades bancarias no suelen pedir que comprometas ningún bien en particular, siendo todo el proceso de tramitación más rápido que el que podría ser, por ejemplo, el de una hipoteca.

Solicita desde 1.000 a 50.000 euros y obtén la aprobación en minutos.

Preguntas frecuentes

¿Para qué puedo utilizar un préstamo?

El uso que puedas darle a tu préstamo depende completamente de ti. Cada persona es un mundo, por lo que el uso que le de una puede ser bien diferente al que le de otra. Si estás pensando en solicitar un préstamo, a continuación te mostramos los motivos principales por los que las personas suelen solicitar uno: • Solventar tus deudas: en numerosas ocasiones el dinero que se obtiene a través de un préstamo es destinado al pago de deudas, impuestos y multas. • Reformas en el hogar: hacer reformas en casa puede costar mucho dinero. Muchas familias y personas solicitan préstamos personales a la hora de realizar reformas en casa. De esta manera pueden realizar la inversión con un menor impacto económico para ellos. • Comprar un vehículo: un préstamo puede ser la solución para hacer frente a la compra de un vehículo. • Viajes o vacaciones: muchas personas piden préstamos para poder financiarse viajes o vacaciones. • Estudios: hay casos en que los préstamos se destinan a estudios universitarios o cualquier tipo de formación complementaria que signifique un desembolso importante de dinero. • Gastos relacionados con los hijos: uno de los mayores gastos a los que se enfrentan las familias son los hijos. Un préstamo puede ayudar a pagar las cuotas del colegio, la universidad, etc.

Quiero pedir un préstamo online, ¿cómo funciona el proceso de solicitud?

Antes de pedir un préstamo es importante que te prepares bien, que analices todos los motivos por los cuáles necesitas solicitarlo y que tomes una serie de medidas: 1. Conoce tu puntaje de crédito: este paso es importante ya que dependiendo del mismo, te será más o menos fácil obtener un préstamo. 2. Utiliza una calculadora de préstamos: de esta manera te asegurarás de que podrás pagar tu préstamo dentro del plazo establecido. Es recomendable utilizar un simulador para tener una idea clara de los intereses, precios y características de cada entidad financiera. 3. Busca un prestamista que te ayude con tu solicitud. Completada esta primera fase y contactado el prestamista o entidad financiera a la que deseas solicitar el préstamo, tendrás que cumplir unos requisitos determinados a la vez que presentar una serie de documentos. • Documentos de identidad • Justificante de ingresos • Comprobante de domicilio Una vez enviada toda la documentación, el prestamista o entidad financiera procederá a su verificación. A continuación y si todo está bien, será el momento de que te envié tu contrato. Una vez firmado, tu préstamo estará vigente, siendo depositado el dinero en tu cuenta corriente en un plazo de 24 horas, siendo a veces en el mismo día.

¿Qué es el interés TAE de un préstamo?

TAE hace referencia a la tasa anual equivalente. En términos generales, el TAE de un préstamo es la cantidad real que tendrás que pagar por el dinero prestado por parte del banco o de la entidad financiera. En este concepto se incluyen las comisiones, el plazo de la operación y el tipo de interés. El TAE incluye dos conceptos clave tanto en los préstamos personales como en los hipotecarios: la comisión de apertura y la comisión de cancelación anticipada. • Comisión de apertura: incluye todos los gastos originados en el banco o en las entidades financieras por la tramitación de un préstamo. Normalmente la cuantía de esta comisión se cobra al principio y de una sola vez, cuando se firma el contrario, aunque es posible pagarla a plazos a lo largo de la vida del préstamo. • Comisión de amortización anticipada o de cancelación: aunque no sucede siempre, la mayoría de entidades financieras le ofrecen el derecho a sus clientes de cancelar su préstamo parcial o totalmente antes de que termine el plazo. Los intereses están estimados para el total de la vida del préstamo, por lo que si ésta se reduce, el banco recibe un beneficio menor. Este es el motivo por el cual las entidades cobran una comisión por cancelar o amortizar antes de tiempo.

¿Cuál es el Mejor Préstamo?

Esto depende enormemente de lo que estemos buscando. No es lo mismo un microcrédito a devolver en 15 días que un préstamo de 10.000 euros amortizable a largo plazo. También tiene mucho que ver si el cliente está en ASNEF o si, por ejemplo, no cuenta con ingresos demostrables. Los tipos de interés para préstamos personales a largo plazo, por ejemplo, a veces ofrecen cuotas menores que los créditos rápidos. Ahorra 128€ de media en tu Préstamo comparando en nuestro buscador Te mostramos resultados personalizados entre los más de 100 productos disponibles de nuestros más de 30 proveedores.

La tarea de buscar y comparar préstamos hasta elegir la que mejor se adapte a lo que buscamos puede ser tediosa. Por eso en monmia te mostramos las condiciones de diferentes proveedores y empresas financieras online. Para que puedas comparar precios y condiciones. No dejes que el pensamiento de «necesito financiación urgente» haga que te decidas por algo que en realidad no te conviene. Actúa de forma inteligente. Infórmate, compara y elige solo lo que de verdad te conviene.

La mejor forma de elegir un préstamo que se adapte a nuestras condiciones es utilizar un comparador que nos muestre las diferentes opciones a nuestro alcance. Es importante fijarnos en la TAE, que es la forma de poder evaluar todo tipo de créditos y préstamos de la misma manera. No obstante, la cantidad definitiva en la que debemos fijarnos es el total a devolver.

Las entidades que ofrecen minipréstamos aceptan solicitudes de personas en ASNEF.

Plantéate pedir ayuda a tus amigos y familiares. También considera la opción de pedir prestado un poco más a largo plazo con cuotas mensuales fijas.

Pedir un préstamo teniendo mal historial crediticio no es, por lo general, una buena idea. Además es muy poco probable que las entidades financieras te lo concedan. Otra consecuencia negativa que puede tener pedir un préstamo con mal crédito es que si solicitas un préstamo estando endeudado, puedes influenciar negativamente tu reputación frente a prestamistas o instituciones financieras, dando una imagen de persona poco responsable. Puede dar la sensación de que pides dinero cuando en realidad no puedes pagarlo. No obstante, hay entidades financieras que si que ofrecen préstamos aún teniendo un mal historial crediticio. Es lo que se conoce como préstamos sin buró, un servicio por el cual aquellas personas que no tienen historial crediticio, que no pueden comprobar sus ingresos o que tienen un mal crédito pueden solicitar y obtener un préstamo. Si tienes mal crédito y estás pensando en pedir un préstamo, es recomendable que lo hagas únicamente en casos excepcionales, bien sea por alguna emergencia o por algún gasto imprevisto en el que necesites el dinero si o si, ya que pedir dinero de esta forma puede llegar a convertirse en una deuda que se acumule a lo largo del tiempo.

El plazo de devolución de tu préstamo, la cantidad de dinero que solicites y el tipo de interés van a determinar tanto la cuota mensual como los intereses que tendrás que pagar por este. A la hora de pagar los intereses, el plazo es un elemento fundamental. Por ello es importante que determines el tipo de plazo de devolución que quieres para devolver tu préstamo, ya que dependiendo del que elijas, obtendrás unos beneficios u otros. Normalmente el plazo de devolución de un crédito oscila entre 1 y 6 años. Has de elegir cuidadosamente el plazo para devolver tu préstamo, ya que de este dependerá si pagas más o menos cuota mensual, pero también la cantidad de intereses que tendrás que pagar al finalizar el préstamo. 1. Plazos de devolución más cortos: pagas una cuota mayor a final de mes, pero terminas de pagar el préstamo en menos tiempo y con un interés menor. 2. Plazos de devolución más largos: pagas menos cuota a final de mes, lo cual te permite estar más desahogado, pero tardas más en pagar el préstamo y con unos intereses mayores.

Normalmente las entidades financieras si te permiten ampliar la cantidad de tu préstamo en el caso de que necesites más dinero. Aún así, has de tener en cuenta de que esto depende de múltiples factores. Según tu perfil (ingresos, historial de reembolso, vinculación) te podrían o no ampliar tu préstamo. Sin embargo, si el préstamo es para tu negocio, es importante que prestes atención a la financiación para empresas, la cual suele presentar intereses menores que un préstamo personal o de consumo. De todas formas, es importante que te informes bien con tu banco o entidad financiera, ya que dependiendo de cuál sea la que te ha dejado el dinero, las condiciones pueden variar. Si necesitas ampliar la cantidad de tu préstamo, ponte en contacto con la oficina o entidad donde lo contrataste para renegociar tanto la finalidad de tu préstamo como las condiciones del mismo.

A la hora de pedir un préstamo has de tener en cuenta las comisiones a las que tendrás que hacer frente. Aunque actualmente hay muchos bancos que intentan ofrecer productos financieros sin comisiones, éstas siguen representando un coste importante en los préstamos personales. Veamos algunas de las comisiones más habituales: • Comisión de apertura: es la cantidad de dinero que el banco cobra para realizar la tramitación correspondiente del préstamo. • Gastos de estudio: cuando se solicita un préstamo, lo primero que hace el banco es comprobar si el cliente es o no solvente para poder devolver el dinero. Este estudio representa un porcentaje representado en forma de comisión. • Gastos de notario: en determinadas ocasiones, el banco o entidad financiera obliga a formalizar el contrato por el cual se concede un préstamo ante notario, generándose así este gasto. • Gastos adicionales por productos vinculados: estos gastos se dan cuando el banco o la entidad financiera impone a su cliente la obligación de contratar otros productos. Entre estos gastos encontramos las comisiones en cuentas vinculadas y la contratación de otros productos, servicios o seguros. • Comisiones por descubiertos: si el cliente no cumple con las cuotas establecidas, se generarán unos intereses de demora por los impagos del préstamo. • Comisión por amortización parcial o cancelación del préstamo: algunas veces la devolución anticipada de una parte o bien de la totalidad del importe del préstamo, genera el cobro de una comisión.

Si estás pensando en amortizar o liquidar tu préstamo antes de tiempo, has de saber que saltarse los plazos establecidos una vez firmaste el contrato con tu banco no suele ser gratis. La amortización anticipada de un préstamo implica un perjuicio al banco o entidad financiera que te ha prestado el dinero. Por esta razón, muchas entidades penalizan a sus clientes para hacer frente a las pérdidas que dicha amortización va a suponerles. Aún así, hay bancos o entidades que no contemplan esta opción y establecen sus propias clausulas al respecto en el momento de firmar el contrato. No obstante, está establecido por ley que las comisiones por amortización anticipada de un préstamo no pueden ser superiores al 1% del capital reembolsado. Todo ello siempre y cuando el plazo entre el momento del vencimiento del préstamo y en el que la amortización se produce sea mayor a un año. Puedes optar a la cancelación total del préstamo o bien a hacerlo solo de forma parcial. En este caso las opciones que tienes son reducir el número de plazos pendientes o bien reducir la cuota de tu préstamo. Las dos opciones son rentables, aunque reducir los plazos implica un ahorro mayor en el pago de los intereses.

Aunque normalmente consideramos que préstamos y créditos son sinónimos, la realidad es diferente ya que son dos productos distintos. Un préstamo puede definirse como la operación financiera en la cual un prestamista (persona o entidad) entrega a otra, el prestatario, una cantidad concreta de dinero con la condición de que este último devuelva esa misma cantidad junto a unos intereses en un plazo estimado. La amortización o devolución del préstamo se realiza mediante cuotas regulares, las cuales pueden ser mensuales, trimestrales o semestrales. Por otro lado, un crédito es la cantidad de dinero que un banco o entidad financiera pone a disposición de un cliente. A diferencia del préstamo, en el que la cantidad de dinero entregada se hace de golpe, cuando se trata de un crédito esta cantidad no se entrega toda al principio, sino que puede utilizarla de poco a poco y según las necesidades que tenga en cada momento. Para ello se pone a su disposición una tarjeta de crédito o bien una cuenta. Es decir, el banco, a petición del cliente, va realizando entregas parciales.

Si has pedido un préstamo o estás pensando en solicitarlo, es probable que te preguntes cuánto tiempo podrás tardar en devolverlo. Todo préstamo requiere de un tiempo concreto para su pago. Dependiendo de la cantidad de dinero que necesites, de tu perfil, de tu situación personal, económica y de la entidad con la que lo contrates, podrás devolverlo en más o menos tiempo. Otros factores que incluyen a la hora de devolver un préstamo sin el tipo de interés y el plazo que hayas pactado. Es por ello que si estás pensando en solicitar un préstamo utilices un comparador o simulador de préstamos online para que calcules los intereses que tendrás que pagar, las cuotas, las mensualidades y te decidas por aquella entidad que más se adapte a tus necesidades. No obstante, es recomendable que una vez decidas la entidad financiera a la que vas a pedirle el dinero, les pidas un asesoramiento para que te informen bien de todas las condiciones así como del tiempo que te dan para poder devolver el préstamo.

Muchas entidades de crédito están flexibilizando sus requisitos para poder ofrecer un servicio más amplio, por lo que la respuesta depende enormemente de la cantidad que se vaya a solicitar y del resto de condiciones del solicitante. Conocer tu informe de crédito es una manera de saber a qué préstamos puedes acceder y con qué condiciones. Calcula tu informe de crédito de 0 a 999 y entérate de a qué productos podrías acceder.

Cómo comparar préstamos

En monmia utilizamos la información y los datos que nos proporcionas para compararla con las distintas ofertas disponibles en el mercado. De esta manera, nos aseguramos de ofrecerte resultados a tu medida para garantizar que accedes a los mejores productos financieros. Los datos que recogemos están protegidos bajo la normativa vigente del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). Almacenamos tus datos de forma segura y a través de un sistema de cifrado SSL. Elegir préstamos es más fácil que nunca gracias a los diferentes bancos y entidades financieras a nuestra disposición. No obstante, es importante saber elegir. Compara bien tus opciones y decide qué es más prioritario para ti en cada caso. ¿Necesitas el dinero rápidamente? ¿O no tienes mucha prisa pero lo que buscas es un buen tipo de interés? Tus necesidades no siempre son las mismas, por eso debes buscar siempre tu financiación en los mismos sitios. A veces la manera en la que se publicitan los préstamos no es demasiado clara, especialmente la primera vez que buscamos, por lo que no está de más recordar algunos conceptos clave. Período: se refiere al periodo de devolución de un préstamo. Intereses: el porcentaje de dinero que pagaremos por nuestro préstamo. Se expresa de dos maneras: TIN y TAE. TIN es el Tipo de Interés Nominal y hace referencia solo al porcentaje de devolución. El TAE, Tasa Anual Equivalente, incluye además otras comisiones y gastos derivados. Amortización del capital: se refiere a la parte del dinero prestado que se va devolviendo en cada cuota. Cuota: parcialidad del capital total que se devuelve periódicamente. Capital pendiente de amortizar: es la parte del capital pendiente de pagar, sin tener en cuenta intereses. Teniendo en cuenta todos estos factores, lo importante es mirar siempre el total a pagar a lo largo de todo el periodo, no solo por cuotas, y asegurarnos siempre de que estamos mirando el TAE, no el TIN. ¿No sabes qué tipo de interés puede ser barato o caro? Te recomendamos que eches un vistazo a los tipos de interés aplicados por las entidades de crédito que recoge el Banco Central de España. Aquí puedes encontrar los tipos de interés de créditos al consumo (préstamos y tarjetas de crédito) y préstamos hipotecarios. Así puedes hacerte una idea de qué condiciones son las habituales en casa caso. Cada vez hay más entidades financieras en el mercado que ofrecen diferentes tipos de <strong>préstamos personales</strong>, adaptados a las necesidades de cada tipo de cliente: préstamos rápidos o minipréstamos, entre otros. Tanto si tienes un evento inesperado, como una avería en el hogar, como si necesitas financiación para una compra grande, como un coche, un préstamo personal puede ser la opción que necesitas. Pero es importante saber con quien solicitas tu préstamo personal y comparar todas las opciones a tu disposición. Algunas entidades de crédito están especializadas en pequeños mini préstamos, y otras en préstamos con aval. Unas se enfocan más en una gestión rápida del préstamo, y no exigen documentación, y otras entidades se enfocan en ofrecer mejores cuotas pero en periodos más largos. También, hay financieras online especializadas en minipréstamos; otras se especializan en clientes con ASNEF y otras por ejemplo se centran en clientes sin ingresos fijos. Busques lo que busques, utiliza un comparador de préstamos personales para saber qué proveedor puede venirte mejor. Con monmia puedes comparar diferentes entidades financieras y bancos de forma gratuita. En monmia no ofrecemos préstamos personales, pero te mostramos qué financieras lo hacen para que puedas buscar y comparar lo que más te interesa. Como consumidores, es importante conocer las condiciones de los productos que contratamos y saber cuál se adapta mejor a nuestro caso. Compara tu préstamo de manera imparcial y transparente en nuestro buscador.

Solicita desde 1.000 a 50.000 euros y obtén la aprobación en minutos.

Préstamos Personales

Utiliza nuestro comparador de préstamos, encuentra las ofertas que buscas y ahorra 128€ de media. ¡Calcula tu cuota sin compromiso y obtén ofertas exclusivas para ti!

Últimos artículos

Ver más

Cómo te ayudamos a comparar préstamos

1. Aplica online para comparar préstamos. 2. Selecciona la cantidad de dinero que quieres pedir. 3. Escoge el tiempo en que quieres devolverlo. 4. Selecciona tu nivel de ingresos mensuales. 5. Indica tu situación laboral actual. 6. Dinos cuál es tu profesión. 7. Introduce tus datos personales. 8. Compara y elige el mejor préstamo para ti.