Más de <apex:outputText value="{0, number, ###,##0}"><apex:param value="1228870"/></apex:outputText> clientes confían en nosotros Más de 1,228,870 clientes confían en nosotros

Hipotecas Fijas

Busca proveedores online en solo minutos para encontrar la mejor hipoteca fija. Ahorra tiempo y dinero con monmia.

  • Rapidez a la hora de encontrar tu hipoteca
  • Ofertas y resultados personalizados
  • Opción de comparar antes de decidirte y elegir

Busca y Compara

Más de <apex:outputText value="{0, number, ###,##0}"><apex:param value="1228870"/></apex:outputText> clientes confían en nosotros Más de 1,228,870 clientes confían en nosotros

1. Introduce el depósito que tienes para la compra de tu casa. 2. Indica el precio total del inmueble. 3. Selecciona la provincia donde está la casa. 4. Indica tus ingresos mensuales. 5. Elige un plazo para pagar la hipoteca fija. 6. Introduce tus datos personales. 7. Compara y elige entre los resultados mostrados.

Toda la información y los datos personales que recogemos están protegidos bajo la normativa vigente del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD). En monmia utilizamos los datos que nos proporcionas para ofrecerte resultados personalizados y a tu medida. De esta manera garantizamos la protección de toda la información que compartes con nosotros. Comparador de Hipotecas Fijas y Variables ¿No sabes qué tipo de hipoteca elegir? ¿Fijas o variables? Es la pregunta del millón. Por desgracia no hay una norma general que pueda aplicar a todo el mundo, sino que depende de tu sensibilidad al riesgo y de cómo esperes que sea tu nivel de ingresos en el futuro. Actualmente los tipos de hipotecas contratados están bastante divididos: el 55,5% de las hipotecas firmadas fue a tipo variable y el 44,5% a tipo fijo, el máximo que han alcanzado hasta la fecha. "

Antes de pedir un préstamo es importante que te prepares bien, que analices todos los motivos por los cuáles necesitas solicitarlo y que tomes una serie de medidas: 1. Conoce tu puntaje de crédito: este paso es importante ya que dependiendo del mismo, te será más o menos fácil obtener un préstamo. 2. Utiliza una calculadora de préstamos: de esta manera te asegurarás de que podrás pagar tu préstamo dentro del plazo establecido. Es recomendable utilizar un simulador para tener una idea clara de los intereses, precios y características de cada entidad financiera. 3. Busca un prestamista que te ayude con tu solicitud. Completada esta primera fase y contactado el prestamista o entidad financiera a la que deseas solicitar el préstamo, tendrás que cumplir unos requisitos determinados a la vez que presentar una serie de documentos. • Documentos de identidad • Justificante de ingresos • Comprobante de domicilio Una vez enviada toda la documentación, el prestamista o entidad financiera procederá a su verificación. A continuación y si todo está bien, será el momento de que te envié tu contrato. Una vez firmado, tu préstamo estará vigente, siendo depositado el dinero en tu cuenta corriente en un plazo de 24 horas, siendo a veces en el mismo día.
El uso que puedas darle a tu préstamo depende completamente de ti. Cada persona es un mundo, por lo que el uso que le de una puede ser bien diferente al que le de otra. Si estás pensando en solicitar un préstamo, a continuación te mostramos los motivos principales por los que las personas suelen solicitar uno: • Solventar tus deudas: en numerosas ocasiones el dinero que se obtiene a través de un préstamo es destinado al pago de deudas, impuestos y multas. • Reformas en el hogar: hacer reformas en casa puede costar mucho dinero. Muchas familias y personas solicitan préstamos personales a la hora de realizar reformas en casa. De esta manera pueden realizar la inversión con un menor impacto económico para ellos. • Comprar un vehículo: un préstamo puede ser la solución para hacer frente a la compra de un vehículo. • Viajes o vacaciones: muchas personas piden préstamos para poder financiarse viajes o vacaciones. • Estudios: hay casos en que los préstamos se destinan a estudios universitarios o cualquier tipo de formación complementaria que signifique un desembolso importante de dinero. • Gastos relacionados con los hijos: uno de los mayores gastos a los que se enfrentan las familias son los hijos. Un préstamo puede ayudar a pagar las cuotas del colegio, la universidad, etc.
TAE hace referencia a la tasa anual equivalente. En términos generales, el TAE de un préstamo es la cantidad real que tendrás que pagar por el dinero prestado por parte del banco o de la entidad financiera. En este concepto se incluyen las comisiones, el plazo de la operación y el tipo de interés. El TAE incluye dos conceptos clave tanto en los préstamos personales como en los hipotecarios: la comisión de apertura y la comisión de cancelación anticipada. • Comisión de apertura: incluye todos los gastos originados en el banco o en las entidades financieras por la tramitación de un préstamo. Normalmente la cuantía de esta comisión se cobra al principio y de una sola vez, cuando se firma el contrario, aunque es posible pagarla a plazos a lo largo de la vida del préstamo. • Comisión de amortización anticipada o de cancelación: aunque no sucede siempre, la mayoría de entidades financieras le ofrecen el derecho a sus clientes de cancelar su préstamo parcial o totalmente antes de que termine el plazo. Los intereses están estimados para el total de la vida del préstamo, por lo que si ésta se reduce, el banco recibe un beneficio menor. Este es el motivo por el cual las entidades cobran una comisión por cancelar o amortizar antes de tiempo.
Para que entiendas cómo funciona una hipoteca, es importante que veas paso a paso todos los elementos que la componen y que debes tener en cuenta cuando vayas a pedirla. Una hipoteca es un préstamo con una garantía hipotecaria en el que la casa o la vivienda es la garantía. Esto significa que el banco, en el caso de que no hagas frente a los pagos del préstamo, puede quedarse con la casa. Toda hipoteca está compuesta de tres elementos: • El capital o cantidad de dinero que el banco te presta y que tienes que devolver en cuotas mensuales. • El interés o porcentaje del capital que has de pagar por el préstamo. • El plazo o tiempo que tienes para poder devolver tanto los intereses como el capital. Según el tipo de interés, que es el precio que la entidad financiera te cobra por prestarte el dinero, puedes diferenciar tres tipos de hipotecas: • Hipoteca fija • Hipoteca variable • Hipoteca mixta Además del tipo de interés has de fijarte en el TIN y el TAE, tasas que determinan lo que le pagas al banco por el dinero prestado. Una vez contratas tu hipoteca, es importante que selecciones el tiempo que vas a tardar en devolver tu hipoteca. El plazo medio en España es de 23 aos, aunque puede variar dependiendo de la hipoteca y tus circunstancias personales.
Si estás pensando en cambiar tu hipoteca, es importante que sepas que sí que es posible. En determinadas ocasiones, cuando se tiene contratada una hipoteca con una entidad financiera, puede ser beneficioso cambiarla a otro banco para obtener una mejora en las condiciones del préstamo hipotecario sin la necesidad de tener que cancelarlo o formalizar uno nuevo. Para cambiar de hipoteca es necesario hacerlo a través de una subrogación de creedor o entre las entidades. El cambio de hipoteca está regulado por ley y requiere que antes de llevarse a cabo este traspaso, la nueva entidad financiera o el nuevo banco estudie la situación, el cumplimento de todos los requisitos necesarios y los costes asociados a dicha subrogación. Durante el cambio de hipoteca, el deudor ha de atender a los requisitos necesarios para la concesión del nuevo préstamo hipotecario para que, de esta manera, la nueva entidad financiera presente una oferta vinculante al deudor con todas las condiciones requeridas. Si la entidad actual no mejora o iguala la oferta realizada por el nuevo banco, se procederá a la firma de la escritura de subrogación con las nuevas condiciones del préstamo hipotecario. El deudor ha de ser consciente de que esta operación conlleva unos costes determinados, los cuales deberán ser asumidos por el mismo.
Por lo general la edad máxima que las entidades bancarias fijan para pedir un préstamo hipotecario son 75 años, pudiendo variar de los 70 años a los 80 en función de la política de riesgos de cada entidad. Para las entidades financieras el perfil del cliente ideal para obtener una hipoteca es uno intermedio, ni muy mayor ni muy joven. Analizando por tramos de edad, vemos lo siguiente: • 25 a 35 años: los más jóvenes no son los clientes preferidos por los bancos a la hora de conceder hipotecas debido a la carencia de ahorros y la falta de consolidación laboral. • 35 a 45 años: las entidades bancarias consideran a las personas con una edad comprendida en esta franja como las mejores para pedir una hipoteca. Suelen disponer de ahorros y tienen una estabilidad laboral mayor. • Mayores de 45 años: el único inconveniente al que se pueden enfrentar estas personas es el del periodo de amortización, ya que no suelen conceder hipotecas a un plazo de 30 años. Aun así, es factible que los bancos concedan hipotecas a personas de 55 o 60 años siempre que haya unas condiciones previas favorables, como pueden ser los plazos cortos de amortización.
Rehipotecar una vivienda consiste en cancelar la hipoteca que tienes contratada y obtener otra completamente nueva. Si estás pensando en rehipotecar tu casa, has de saber que el importe del préstamo va a incluir la suma del dinero que todavía te queda por pagar de tu anterior hipoteca más la cantidad que quieres que el banco te preste para la nueva rehipoteca. Para rehipotecar tu vivienda, el banco ha de analizar tu situación financiera y tu capacidad de hacer frente a la nueva hipoteca. Como todo, rehipotecar una vivienda conlleva una serie de gastos asociados, entre los que encontramos dos pasos fundamentales: cancelar tu préstamo hipotecario antiguo y contratar un préstamo nuevo. Por ello has de hacer frente a los gastos de ambas acciones. Si tu hipoteca tiene una comisión de cancelación, aun después vayas a contratar una nueva, tendrás que hacer frente a los gastos que ello implique. En segundo lugar y como ya hemos visto antes, has de hacer frente a los gastos por pedir y obtener un préstamo nuevo. Aunque esto depende de la entidad financiera o del banco, los gastos más comunes son los de gestoría, notaria, registro, tasación del inmueble y las comisiones de apertura.
Si estás pensando en comprar una casa, es de gran importancia que tengas en cuenta el precio que te puedes permitir. Una manera de calcular la cantidad que puedes permitirte es utilizando un simulador de hipotecas. Para ello, es importante que tengas en cuenta tus ingresos, tus ahorros y si tienes deudas o no. Ingresos: es el primer factor que has de tener en cuenta. Al hablar de ingresos, nos referimos a los ingresos recurrentes, ya que aquellos que son puntuales no van a ser en cuenta a la hora de analizar tu capacidad de pago. Ahorro: la mayoría de entidades financieras y bancos ofrecen el 80% de la hipoteca, por lo que es importante que, si vas a solicitar una hipoteca, tengas ahorrado el otro 20% restante. Deuda: a la hora de pedir una hipoteca los bancos tienen en cuenta las deudas anteriores que hayas podido tener. Es importante que no tengas ningún tipo de impago, incluyendo facturas de teléfono o recibos que se hayan quedado pendientes de pago.
Es posible, sí, aunque quizás no al mejor precio.
Nuestro servicio es gratuito para el usuario porque recibimos comisiones por parte de los bancos y prestamistas.
Según el tipo de cuota, de interés y la topología del inmueble, pueden enumerarse diferentes tipos de hipotecas. Si nos centramos en los tipos de interés, que es el criterio más utilizado, encontramos tres tipos: hipoteca fija, hipoteca variable y la hipoteca mixta. • Hipoteca fija: se caracteriza porque las cuotas no varían durante el tiempo que dure la hipoteca. Las cuotas son estables y no se ven afectadas por las bajadas y subidas del Euribor. Como desventaja señalar que el tipo de interés en el momento en que contratas la hipoteca suele ser más alto. Otra característica es que el plazo máximo de amortización es más corto que en las hipotecas variables. En algunos casos las comisiones por amortización total y parcial son más elevadas. • Hipoteca variable: las cuotas varían en función del tipo de interés que se establece en el momento en que se produce la revisión (referenciado generalmente al Euribor). Si el tipo de interés sube, las cuotas se encarecen. Si baja, se reducen. Los periodos de amortización son más amplios, de hasta 40 años, siendo las comisiones más bajas que el resto de hipotecas. • Hipoteca mixta: estas hipotecas combinan un periodo inicial con un tipo de interés fijo, con cuotas estables con un tipo de interés variable, en el que las cuotas cambian en función del Euribor.
Al contratar una hipoteca has de ser consciente de que tendrás que pagar comisiones. A continuación te exponemos las comisiones más habituales a la hora de pedir una hipoteca. Comisión de apertura: una vez que el comprador formaliza el préstamo hipotecario con su banco o entidad financiera, debe afrontar esta comisión. Suele representar entre el 0.5% y el 1% de la cantidad total prestada. Se incluye en el cómputo general del préstamo hipotecario. Comisión de amortización anticipada: al decidir devolver parta de la hipoteca antes de tiempo, algunos bancos cobran comisiones de amortización anticipada. Si el comprador amortiza su capital de manera anticipada, el banco pierde dinero. Este tipo de comisión tiene como objetivo compensar al banco por la cantidad de dinero que éste deja de ganar en concepto de intereses. Comisión por gastos de formalización: esta comisión implica el porcentaje que el banco cobra a sus clientes por formalizar el préstamo hipotecario. Con la nueva ley hipotecaria todas las comisiones se engloban dentro de una única comisión, la de apertura.

Rapidez a la hora de encontrar tu hipoteca

Uno de los beneficios de buscar una hipoteca fija online es la rapidez y facilidad a la hora de encontrarla. Al ser todo online, el proceso está automatizado, permitiéndote comparar diferentes hipotecas fijas seleccionando la cuota que más te interese.


Ofertas y resultados personalizados

Gracias al comparador de monmia puedes acceder a toda la información y a las ofertas que las entidades tienen para ofrecerte, así como a las características de cada hipoteca.


Opción de comparar antes de decidirte y elegir

A la hora de solicitar una hipoteca fija es importante hacer un estudio de mercado antes. Por ello monmia te permite comparar entre varias entidades financieras antes de decidirte por la que más se adapta a tus necesidades.


Tú eliges el tiempo de devolución y la cuota

Otra de las ventajas de solicitar una hipoteca fija online es que tienes la opción de elegir cómo quieres devolverla. Según tus necesidades, eres tú quien elige el tiempo en que quieres pagarla.


Ahorro de tiempo y dinero

Al ser todo el proceso online, no solamente ahorras tiempo a la hora de buscar tu hipoteca fija, sino que también ahorras dinero al comparar entre más de 30 entidades financieras.



Tu hipoteca fija al mejor precio. Solicita la que más se adapta a ti comparando entre una amplia variedad de entidades financieras. Encuentra ofertas exclusivas con los mejores precios. ¡Calcula tu cuota sin compromiso!